Valparaíso - (56) 32 2231080 - (56) 32 2256926 Santiago: (56) 2 24896000 - (56) 24896009 info@mbcia.cl

Controversia por diferentes interpretaciones en el uso de escopetas antidisturbios. Juan Carlos Manríquez critica confrontación entre instituciones.

El presidente del Colegio de Abogados de Valparaíso, Alejandro Gómez, salió en defensa de la Corte de Apelaciones porteña tras los cuestionamientos recibidos durante esta semana a raíz de los cambios de interpretación en los recursos judiciales que han sido interpuestos para limitar el uso de balines de goma por parte de Carabineros.

La historia se originó el domingo pasado, cuando el tribunal de alzada acogió una orden de no innovar solicitada por la Universidad de Valparaíso (UV), prohibiendo la utilización de escopetas antidisturbios a todo evento. Un fallo que, además, se vio respaldado a mitad de semana al admitirse otro recurso en los mismos términos -que presentó el alcalde Jorge Sharp junto con siete concejales-, en el que también se restringió el uso de gases lacrimógenos en todas las manifestaciones no violentas que se desarrollen en la región.

El problema, sin embargo, es que la tarde de este jueves la Corte sorprendió a todos al acoger un recurso de reposición interpuesto por Carabineros respecto del recurso de la UV. Lo anterior derivó en que la prohibición de emplear balines quedara sin efecto, restringiéndolos sólo para las marchas de carácter pacífico.

De esa forma, la institución policial se quedó con dos fallos en sus manos: uno que les negaba la utilización de escopetas disuasivas en cualquier ocasión -saqueos incluso-, pero otro que sólo limitaba su uso durante las manifestaciones pacíficas, generando una serie de confusiones en la zona.

Prohibición se mantiene
Consultado al respecto, si bien el presidente regional del Colegio de Abogados aseguró que ninguna de las dos resoluciones está por sobre la otra, explicó que, en este caso, Carabineros se mantiene con la prohibición de emplear balines en cualquier instancia.

«Al quedar sin efecto la primera orden de no innovar, la institución podría utilizar los medios de disuasión que quiera respecto de ese recurso. Pero como en paralelo existe otro que sí mantiene una orden de no innovar, en la práctica están impedidos de emplear balines», sostuvo el abogado, insistiendo en que «la UV pidió una medida que hoy no tiene efecto, pero sí está vigente la que solicitó la municipalidad».

Pero además de aclarar el punto, Gómez también defendió el actuar de la Corte porteña, asegurando que «cada juez o tribunal es absolutamente independiente para resolver, conforme a derecho, como mejor estime conveniente».

Doble interpretación
«Por lo general, podría decir que los criterios de los magistrados son similares, pero también ocurre, muchas veces, que en un caso idéntico un tribunal resuelve una cosa y otro falla de manera completamente diferente. Y eso ocurre porque acá no existe el precedente como sí está en el modelo norteamericano», sostuvo el presidente del gremio.

En esa línea, el abogado defendió que los ministros y magistrados tengan las facultades para aplicar distintas interpretaciones en sus resoluciones, precisando que «todas las personas tenemos una aproximación diferente a las cosas, y en el derecho no es menos cierto». Además, restó valor a los cuestionamientos hacia el Poder Judicial, respecto a que sus fallos estarían inhibiendo a Carabineros en su actuar frente a los actos de vandalismo.

«Me parece que en este caso puntual, lo que se tiene que resolver es si existen casos puntuales en que se utilizó la fuerza fuera de los protocolos, o si, derechamente, el uso de elementos disuasivos vulneran la legislación actual», indicó.

Critican confrontación
El abogado Juan Carlos Manríquez también coincidió en que «no debe extrañarnos que en una misma corte existan salas con criterios distintos, más amplios o más restringidos».

«Los jueces van fallando caso a caso según los antecedentes que se le presentan. Por eso no debe llamarnos la atención que haya diferentes salas con criterios similares, pero no iguales, e incluso distintos», comentó el jurista porteño.

Sin embargo, Manríquez fue más allá y también cuestionó las señales que se entregan al confrontarse los diferentes poderes e instituciones.

«El común de las personas podría entender que aquí existe una contradicción evidente entre quienes deben mantener el orden público -que son las policías-, quienes están llamados a aplicar la ley y evitar interpretaciones oscuras en razón de la paz social, y los municipios, que deben dar seguridad a los vecinos», comentó el abogado, agregando que «al aparecer ellos tres, en una suerte de confrontación difícil de entender, no ayuda ni sirve para que las personas dirijan su comportamiento, particularmente quienes quieren manifestar su opinión de manera pacífica y sin armas, y no los que vandalizan, roban y asaltan, y que hoy tienen al centro de Valparaíso por el suelo».

Fuente: El Mercurio de Valparaíso